Início » Mértola » Museo de Mértola: Arte islámico 20 años después…
Back to all Post

Museo de Mértola: Arte islámico 20 años después…

Se ha hablado y escrito mucho recientemente sobre el papel de la cultura y más concretamente de los museos en la sociedad actual. Este es un tema que se ha debatido mucho en los últimos años, y la situación de pandemia que hemos vivido entre el 2020 y el 2021 ha reavivado el interés y ha dado lugar a una diversidad de toma de posiciones, análisis críticos y muchas opiniones.
Entre algunas iniciativas lideradas por la sociedad civil, cabe destacar la Plataforma sobre Patrimonio Cultural, una declaración firmada por diferentes asociaciones que quiere afirmar «al patrimonio como valor estratégico y oportunidad nacional». Señalan que «el Patrimonio Cultural constituye el activo más valioso de cualquier país, en especial de los que tienen recorridos históricos más antiguos y cuyos recursos naturales se han ido agotando parcialmente con el tiempo. Se trata de un activo del que cada generación, presente y futura, se debe considerar depositaria y cuya magnitud transciende la esfera estrictamente nacional. No podemos considerarnos dueños de todo cuanto nos ha sido legado colectivamente y que pertenece en su gran mayoría a quienes nos han precedido, y solo nos corresponde a nosotros repartirlo con nuestros contemporáneos y con quienes nos sucederán. Cuidar y desarrollar el Patrimonio Cultural, mucho más que ser una consecuencia de la ley, nacional, europea o universal, es un imperativo de civilización y de ciudadanía.»”.
Esta es una cuestión transversal, que afecta a distintas áreas del conocimiento y traspasa las fronteras locales, regionales e internacionales. Por otro lado, las cuestiones relacionadas con la conservación y valoración patrimonial no solo surgen en los grandes centros urbanos, sino que parecen intensificarse en las regiones del interior y en los territorios de baja densidad de población, donde los retos que se plantean a la cultura y a la mediación cultural son todavía más complejos.
De hecho, si retrocedemos en el tiempo, en el pasado reciente siempre se han planteado estas cuestiones, y esta fue una preocupación evidente para Serrão Martins y Cláudio Torres cuando, a finales de los años setenta del siglo XX, se dieron cuenta de que el motor de desarrollo de este territorio estaba relacionado con el conocimiento y la apreciación de los valores patrimoniales y culturales del pasado, transformándolos en recursos e importantes vínculos de un engranaje dinámico, que estimula proyectos y acciones. Este fue el pasado, es el presente y la perspectiva de futuro de Mértola. Esta es también la misión del Museo de Mértola, que se centra en la conservación, valorización y divulgación del patrimonio cultural del territorio, con una perspectiva de construcción de una memoria colectiva y de refuerzo de los lazos de identidad de la comunidad local.
En este contexto, en las últimas cuatro décadas se ha llevado a cabo en Mértola un programa museológico interesante donde el museo es la propia villa. En las palabras de Cláudio Torres, «toda la sociedad, cualquier comunidad debe guardar, proteger y apreciar sus bienes más valiosos, las pruebas y los documentos, las marcas, los objetos y los artefactos portadores de una señal de memoria colectiva. Este lugar de memoria puede y debe ser el museo. Un espacio de protección, capaz de concentrar y sintetizar el alma de un sitio o de un territorio, capaz de dignificar el carácter más profundo de una comunidad. El museo local adquiere mayor significado cuando se divide en distintos núcleos temáticos y cuando estos, de forma gradual, se incluyen en las áreas de protección, vías de acceso, puertas y soportes, muros, huertos y jardines. Y sobre todo cuando dentro de él se encuentra toda una población interesada, colaboradora y solidaria viviendo su vida y beneficiándose de ese pasado. Este es, poco a poco, el Museo de Mértola».”.
El núcleo museológico de arte islámico, inaugurado hace casi 20 años, en diciembre de 2001, es un ejemplo del trabajo que se ha llevado a cabo en Mértola. El panel de acceso al museo refleja los objetivos de su creación: «el documento escrito, en sus líneas y entrelíneas, pretende mostrar a las futuras generaciones los logros de los poderosos, los registros de una historia solicitada. A los oprimidos, sin escritura, les queda el gesto o acorde musical efímero, les queda el humilde artefacto cotidiano, la olla ennegrecida y quebrada por el cansancio o el candil donde se ha secado el aceite”». Cláudio Torres y Santiago Macias son los responsables del diseño, la coordinación y los contenidos que, con un equipo amplio y diverso, han desarrollado a lo largo de los años un trabajo de investigación, estudio, inventario y conservación de excelencia.
La arqueología, en especial la intervención desarrollada por el Campo Arqueológico de Mértola en la Alcazaba, permitió reunir una importante colección de objetos que representan el día a día de un pasado lejano, que tiene ecos en formas, técnicas, costumbres y saber hacer que todavía reconocemos y que nos son cercanos. Para albergar este lote excepcional de materiales se eligió un antiguo almacén del siglo XVIII, ubicado en pleno centro histórico, en la zona de la antigua Porta da Ribeira, propiedad del Ayuntamiento y rehabilitado con un proyecto del arquitecto José Alberto Alegria, financiado por el Instituto de Financiación y Apoyo al Turismo de Portugal, por la Dirección General de Ordenación del Territorio de Portugal y por la alcaldía, que forma parte del Proyecto Integrado de Mértola. El proyecto de arquitectura y la museografía resaltan las características del propio edificio y señalan en las líneas, en los colores y en las formas la presencia de la herencia islámica, creando un discurso lógico y coherente. António Borges Coelho, en el texto del catálogo, menciona «los sueños se han hecho realidad. El subsuelo ha ido revelando secretos, la villa ha ido organizando el expolio: museo romano, museo de arte sacro, museo paleocristiano, museo del herrero y ahora el museo islámico. Durante casi un cuarto de siglo, el equipo liderado por Cláudio Torres, con el apoyo de la población, la alcaldía y una red de amigos, puso la villa en el mapa, como se dice ahora, en el mapa de Portugal, en el de una Europa culta y de nuevo en el mapa del mar Mediterráneo. (…) La historia descubre las raíces de la villa y sustenta en gran medida su desarrollo».”.
Después de 20 años, el núcleo de arte islámico viste un ropaje nuevo. Nada que altere los que son los supuestos iniciales de sus mentores en el ámbito de los contenidos y del discurso museográfico. Se adapta a los nuevos tiempos, donde las preocupaciones ambientales y de mediación con los distintos tipos de público son otras. En los últimos meses se realizó una intervención de mantenimiento del edificio, con el objetivo de corregir las anomalías resultantes del paso de los años, junto con el desarrollo de acciones orientadas a una mayor eficiencia energética, la creación de condiciones ambientales adecuadas para los que trabajan aquí y para los que nos visitan, para la conservación de la colección expuesta y la promoción de una accesibilidad para todos.
Creemos que los museos son dinámicos y que deben mantenerse al día con los cambios que tienen lugar en la sociedad. También pensamos que la herencia patrimonial y la preservación de la memoria son esenciales para fomentar los valores del intercambio, de la responsabilidad, del respeto, de la democracia y que son los motores para un desarrollo sostenible basado en el conocimiento del territorio y en la implicación de las personas. Lo que llevamos a cabo es el resultado de un trabajo realizado por un gran equipo y cuyo objetivo es llegar al mayor número de personas posible, transmitir conocimientos, proporcionar momentos de aprendizaje y de ocio, y ayudar al crecimiento personal, profesional y como miembro activo de la sociedad. Lo que deseamos es ambicioso, y a veces utópico, pero es el resultado de un trabajo realizado por personas y para personas, aquí ejemplificado por los 20 años del núcleo de arte islámico.
Reabrimos muy pronto. Visítenos y entienda, en el edificio, en los textos, en las vitrinas, en los objetos y al contactar con el compañero(a) que le reciba, la importancia de este recorrido que puede llevarle a visitar 14 lugares que cuentan la historia de este territorio y de las personas que vivieron y viven en él. Está invitado(a)…

1 En, Plataforma de Patrimonio Cultural (PPCULT), 2021.
2 TORRES, Cláudio, “Museos y Turismo” en, GÓMEZ Martinez, Susana (cord.), Museo de Mértola – Catálogo General, Mértola, Campo Arqueológico de Mértola, 2014, pág. 19.
3 TORRES, Cláudio y MACIAS, Santiago, “Construyendo un Museo” en, Museo de Mértola – Arte Islámico, Mértola, Campo Arqueológico de Mértola, 2001, pág. 7.
4 COELHO, António Borges, “Mértola. Museo Islámico ”en, TORRES, Cláudio y MACIAS, Santiago (coords.), Museo de Mértola – Arte Islámico, Mértola, Campo Arqueológico de Mértola, 2001, pág. 15.

Museo de Mértola . Câmara Municipal de Mértola © 2021. Todos los derechos reservados